Un sargento, tres intendentes, un subintendente y nueve patrulleros de la Policía fueron capturados luego de descubrir que conformaban una organización que hurtaba viviendas pertenecientes a capos del narcotráfico.

En ocasiones ocultaban caletas de dinero, robaban joyas, electrodomésticos y hasta los sistemas de seguridad que había en las lujosas propiedades.

Según el general Manuel Vásquez, comandante de la Policía Metropolitana de Cali, «varios de estos hechos no fueron denunciados dado el origen ilegal de estos dineros».

Además, lograron capturar a los uniformados debido a la información que «aportaron nuestros policías que no se dejaron permear».

De acuerdo con la investigación, los detenidos acordaban no adquirir bienes suntuosos con tal de no levantar sospecha, lograban convencer a personas que sabían la ubicación de las caletas y quienes erraban en la información eran asesinados.

Publicidad

Los recursos que se robaban los invertían en la compra y venta de vehículos, préstamos, entre otras actividades comerciales.

«En la investigación se lograron esclarecer hurtos que superan los $500 millones. El cabecilla en redes sociales simuló su asesinato para huir del país y de esta manera evadir la acción de las autoridades», precisó el comandante.

Los detenidos deberán enfrentar a la justicia por delitos como concierto para delinquir agravado, porte ilegal de armas de fuego y hurto calificado, procesos judiciales que se suman a otros 110 por otras conductas cotrarias a la ley.