La Policía Metropolitana de Santa Marta capturó a tres personas por pelea entre hinchas durante el partido de Unión Magdalena y el Junior de Barranquilla.

El partido que se disputaba este sábado en el estadio Sierra Nevada de Santa Marta entre Unión Magdalena contra el Junior de Barranquilla, tuvo que ser suspendido durante el segundo tiempo por incidentes en las tribunas. 

Lea más: La ofensiva rusa cumple dos meses con miles de muertos y sin visos de tregua

Las peleas comenzaron después del minuto 72 del partido entre personas ubicadas en las tribunas norte y oriental, que ya habían amagado previamente con comenzar los disturbios.

En ese instante la situación se salió de control e incluso, varios aficionados ingresaron al campo de juego interrumpiendo así el partido (el cual iba 1 – 1 ) y posteriormente, tuvo que ser cancelado “por falta de garantías”.

Podría leer: Venezuela felicita a Nicaragua por victoria en litigio con Colombia en el fallo de La Haya

La alcaldesa de Santa Marta, Virna Johnson lamentó el hecho y ofreció una recompensa a las personas que permitan identificar a los responsables de la disputa.

“Que triste que no puedan disfrutar del fútbol en paz. Reportamos tres detenidos y ofrecemos hasta cinco millones de pesos de recompensa por información que permita identificar a los responsables de iniciar este hecho. Santa Marta merece respeto.Pido a las autoridades judiciales consecuencias EJEMPLARES”, expresó Johnson.

Lea también: Liberan en Dagua, Valle, al patrullero que había sido secuestrado hace 13 días

Asimismo, la mandataria aseguró que estará pendiente a que las investigaciones “den resultados y los responsables paguen”.

Dispusimos con la Policía de Santa Marta y el Ejército todo un despliegue de uniformados y se vivía el partido con tranquilidad. Pero no se puede poner un vigilante por persona, se requiere el buen comportamiento de TODOS. Rechazamos la violencia y el daño a un bien público de todos los samarios“, precisó la alcaldesa.

Según la Alcaldía de Santa Marta cerca de 140 – 150 sillas fueron vandalizadas.

Cientos de seguidores del fútbol rechazaron y catalogaron la pelea entre los hinchas como “un bochornoso espectáculo”, especialmente por parte del equipo de Unión Magdalena asegurando que deben ser sancionados con mínimo “cuatro fechas seguidas”.