La Fiscalía General de la Nación adelanta una investigación, para poner en evidencia a particulares y funcionarios involucrados en presuntos hechos que han afectado la administración de justicia.

Así las cosas, el ente investigador le hizo seguimiento a una denuncia en una notaría, sobre una supuesta adulteración de trámites de sucesiones en los juzgados de Familia de Cali, y alertó sobre la presunta existencia de lo que sería un cartel de funcionarios de la Judicatura que hacían exigencias económicas para alterar repartos y luego incidir o cambiar sentencias.

Tras recopilar material probatorio, fueron capturadas cinco personas, entre las que figuran un juez de familia, un secretario de despacho, dos funcionarios del centro de servicios judiciales y un particular, señalados de presuntamente alterar un proceso de sucesión testamentario.

Los capturados serán presentados en las próximas horas ante un juez de control de garantías, donde la Fiscalía les imputará los delitos de cohecho propio, cohecho por dar u ofrecer, concusión, prevaricato por acción y daño informático.