La Fiscalía General de la Nación destapó una presunta red de corrupción en el sector de la salud que permeó los entes de control para favorecer particulares.

En la operación que se llevó simultáneamente en Bogotá, Barranquilla y Chía, las autoridades capturaron a Eva Carrascal, exsuperintendente Delegada para la Supervisión Institucional de la Superintendencia Nacional de Salud; Guillermo Enrique Grosso, exagente interventor de Saludcoop EPS y luego presidente de Cafesalud EPS; Jhon Alexander Colmenares, quien habría administrado varias IPS y además manejaba los negocios de Grosso Sandoval y Javier Pena Ramírez, actualmente se desempeña como director médico nacional de Cajacopi EPS.

Según el fiscal Néstor Humberto Martínez, “tras mes de investigaciones se logró establecer una red de corrupción depredadora de la salud de los colombianos” donde los cuatro capturados “habrían concertado para manipular el sistema de salud valiéndose de los altos cargos que ocupaban en entidades que vigilan ese sector”.

Desde 2016, Carrascal, habría utilizado su cargo para favorecer a entidades promotoras de salud (EPS) y cajas de compensación, a cambio coimas recibidas mensualmente a través de cheques, pagos en efectivo, e incluso habría obtenido una participación accionaria en una EPS.

Martínez indicó que “presuntamente Carrascal y varios exdirectivos y funcionarios de distintas instituciones vinculadas con el sistema de salud, además de funcionarios del Estado de la Rama Ejecutiva y de la Rama Legislativa del poder público habrían interferido en la toma de decisiones administrativas para supuestamente favorecer empresas del sector salud”.

La red se encargaba de agilizar pagos de dinero que eran adeudados por EPS como Cafesalud y entidades territoriales. Asimismo, incidieron en los trámites de reorganización para la toma de decisiones en el ente de control favoreciendo las EPS y las cajas de compensación.