La Corporación Autónoma Regional impuso medida preventiva al Complejo Funerario Jardines de la Fe, que se desarrolla en la vereda Altamar del municipio de La Calera.

La medida consiste en suspender la generación de residuos de construcción y demolición, debido al incumplimiento de la norma establecida por el Ministerio de Medio Ambiente sobre la disposición de este tipo de material.

Previamente, la corporación ordenó la apertura de una indagación preliminar en contra de la sociedad Consorcio Exequial S.A.S., encargada de adelantar el proyecto, por no presentar ante la entidad el Plan de Manejo Ambiental de RCD, obligación requerida para las actividades de generación de residuos de construcción y demolición que se hallaron durante una visita de verificación, realizada en el mes de febrero.

El proyecto, además de incumplir con la norma de RCD, también va en contravía del objeto presentado en principio ante la autoridad ambiental, pues a la corporación se le solicitó un concepto de viabilidad para el proyecto de Bosque Cenizario, que se relacionaba con el desarrollo de un bosque en el que se haría la siembra de árboles sobre las cenizas producto de la incineración de cuerpos, y en ningún momento se hizo referencia a un proyecto de Bosque Cementerio con la consecuente construcción de hornos crematorios y de bóvedas para depositar cadáveres, como el que se está ejecutando actualmente.