La Fiscalía General logró la condena contra el expresidente de la Liga de Triatlón de Santander, Óscar Mauricio Uribe Pinilla, por diseñar un modelo ilegal de asesorías para tramitar visas a Estados Unidos, en el que modificó los perfiles de los solicitantes con información falsa sobre el estado socioeconómico, laboral y familiar.

Los elementos probatorios presentados por un fiscal de la Dirección Especializada contra las Organizaciones Criminales fueron avalados por el Juzgado Octavo Penal de Conocimiento de Bucaramanga, quien sentenció al exdirigente deportivo a 50 meses de prisión y multa de 35 salarios mínimos legales mensuales vigentes por el delito de tráfico de migrantes.

Luego de su captura en marzo del año en curso, Uribe Pinilla había aceptado los cargos que la Fiscalía le imputó en su momento.

La apertura del caso permitió conocer que el exfuncionario entregó a sus ‘clientes’ certificaciones de la Liga de Triatlón o del Instituto de Deportes de Santander para hacerlos pasar como deportistas de alto rendimiento o empleados de estas entidades, en cargos como médicos, fisioterapeutas, masajistas, personal de logística, entre otros oficios. De esta manera, aumentó las probabilidades de que la Embajada de Estados Unidos aceptara el ingreso de los peticionarios a su país.

Publicidad

Información recaudada en poder de la Fiscalía demuestra que Óscar Mauricio Uribe Pinilla asesoró a 64 personas en dos años. A 59 de ellas les fueron expedidas las respectivas visas. Muchos de los peticionarios eran migrantes venezolanos que pagaron entre 500 y 900 mil pesos por el diligenciamiento de los documentos.

La investigación inició con un informe emitido por la Oficina de Seguridad Diplomática de la Embajada de Estados Unidos en Bogotá, en octubre de 2018.

Para esta fecha, se puso en conocimiento que una supuesta deportista santandereana pedía autorización para ingresar a territorio norteamericano; sin embargo, las certificaciones que presentó contenían información errónea.

Uribe Pinilla deberá cumplir la condena en centro carcelario. El juez señaló que la ley no permite sustitutivos para las personas sentenciadas por el delito de tráfico de migrantes.