Una de las situaciones más críticas la vive el gremio hotelero de Cartagena que reporta pérdidas económicas entre marzo y julio por el orden de los 285 mil millones de pesos solo en alojamiento.

Además, cerca de 5.300 personas han quedado desempleadas a causa de la pandemia del COVID-19.

El gremio turístico califica las pérdidas como un daño irreparable y la crisis cada día peor tras cinco meses de inactividad por el coronavirus.

De igual manera la Cartagena ha dejado de recibir 11,6 millones de dólares debido a la cancelación de cruceros.

Muchos negocios como bares y restaurantes han cerrado sus puertas de manera definitiva y otros están esperanzados en que el piloto de reapertura pueda materializarse lo antes posible.

Publicidad

Es de resaltar que en 2019, Cartagena recibió más de 2.8 millones de visitantes solo por vía aérea.

El departamento de Bolívar registra a la fecha 23.471 casos confirmados, 679 muertes y más de 20 mil recuperados de COVID-19.

Otra región del Caribe afectada por el desempleo es la isla de San Andrés, que enfrenta la peor crisis de su historia por la suspensión de todos los ingresos provenientes del turismo.

Más de 25 mil empleos se han perdido en medio de la pandemia y más de 200 establecimientos formales han cerrado sus puertas.