Por 90 días, la Alcaldía de Cartagena suspendió la venta y el consumo de alcohol en los espacios públicos de Getsemaní, uno de los principales sitios turísticos de la ciudad.

La medida se toma a raíz de las múltiples denuncias que había hecho la comunidad por el exceso del consumo de alcohol y droga, además, los vendedores ambulantes y estacionarios solo podrán ejercer hasta determinada hora.

«Hay restricción de estas ventas ambulantes hasta las 12 de la noche con el fin de evitar comportamientos que días atrás se han venido presentado», aseguró el mayor Romualdo Bray, comandante de la estación de Policía del Centro Histórico.

Por otra parte, algunos turistas apoyaron la medida. «Para evitar problemas y peleas, me parece muy bien, está muy adaptada para cada uno de los turistas que venimos a disfrutar de un día relajado», agregó Álvaro Vera, turista.

Durante la vigencia de este decreto tampoco se podrán autorizar permisos de actividades que impliquen el uso del espacio público.