En una decisión sin precedentes la Superintendencia de Transporte ordenó a las secretarías de tránsito y movilidad del país a tomar las medidas necesarias de vigilancia y control sobre el transporte público de pasajeros.

Se hizo un llamado a que se cumpla con el régimen sancionatorio sobre los vehículos particulares que son utilizados para el transporte público solicitados por aplicativos.

Las sanciones van desde multas millonarias que superan ampliamente el valor del vehículo hasta la cancelación de la matricula.

La medida de la Superintendencia se dio a través de la circular 015 de 2020 basada en el artículo 49 de la Ley 336 y la cual establece: “aplicar las sanciones que sean procedentes tanto del régimen de tránsito terrestre, así como también las de transporte terrestre de pasajeros, cuando se identifiquen conductas que infrinjan los dos regímenes”.

“Lo anterior, especialmente respecto de la realización de operaciones de transporte público de manera informal o ilegal”.

Se espera una actualización en la ley por parte del Congreso para el uso de plataformas en el servicio público de pasajeros.