Fue desarticulada la banda ‘El Triángulo’, controlaba el microtráfico en Fómeque y Choachí, Cundinamarca. Una mujer era la encargada de coordinar las entregas.

Alias ‘Bertulia’ usaba a sus dos hijos de 13 y 16 años para entregar a domicilio las dosis de estupefacientes en Cundinamarca.

En una motocicleta los menores de edad acompañaban a los jibaros para alertar sobre la presencia de las autoridades en la zona. 15.000 pesos cobraban por cada dosis de estupefacientes.

En una camioneta de alta gama, los seis integrantes de la banda recorrían las calles de Fómeque y Choachí en busca de los clientes que telefónicamente contactaban a alias ‘Villas’ para hacer sus pedidos.