En videos quedó registro de cómo los integrantes de la temida banda familiar lograban pasar desapercibidos mientras robaban los vehículos después de burlar todos los sistemas de seguridad.

Su fundador era un hombre de 72 años, quien tenía 12 procesos penales activos en su contra.

«La degradación de este componente familiar comienza con un padre de familia que corrompe a hijos y nietos y estos a sus compañeros sentimentales, incluso una de estas se convierte en su compañera sentimental y termina judicializada en este proceso operacional», dijo Manuel Vásquez, comandante de la Policía Metropolitana de Cali.

Delinquían especialmente en cuatro comunas de Cali; cada integrante de la familia tenía un cargo particular, unos robaban, algunos analizaban a las víctimas mientras que otros se encargaban de ubicarlos para pedirles entre 6 y 14 millones de pesos a cambio de regresar los vehículos.

Otras 13 personas fueron detenidas durante el operativo en talleres donde desarmaban clandestinamente los automotores.

Publicidad

Este año se han robado en la ciudad 942 carros y más de mil motocicletas.