Los cheques fueron desplazados por las transferencias y pagos electrónicos.

El proveedor de servicios ACH, en cuya junta directiva participan los principales bancos, reveló una caída significativa en el uso de esos hasta hace poco tradicionales papeles.

De 18 millones que se giraron en 2016 se bajó a 15 millones en 2017 y este año cayó a 6 millones de cheques girados hasta ahora.

El presidente de ACH, Gustavo Vega, dijo a CM& que “los cheques ahora se usan para casos especiales”. 

Publicidad

Por el contrario el número de transacciones electrónicas se disparó.

En 2017 se realizaron 15 millones de transferencias y este año ya van 17 millones. Los pagos vía electrónica pasaron de 4 millones el año pasado a 6 millones en lo que va de 2018.

Según el presidente de ACH, “las transferencias crecieron el 12 % y el uso de los botones de pago electrónico entre 35 % y 37 %”.

Esta situación obedece a que los medios electrónicos son más seguros y cómodos, tanto para las personas como para las empresas.