Esta fue la pregunta que debatieron los gerentes de las principales centrales de abastos en el país, en audiencia de la Comisión Quinta del Senado. Allí, el director jurídico de Corabastos, Nelson Darío Rojas, habló de la dificultad que tienen en la central de abasto más grande del país, debido al cierre de varias bodegas, ordenado por la Secretaría de Salud de Bogotá.

“Estamos hablando de cerrar 523 locales comerciales de los 5.306 que existen en la central. Anoche llegaron camiones cargados con alimentos que no pudieron ingresar a la central por la orden del Distrito”, dijo el señor Rojas.

Por medio del viceminsitro de Agricultura, Juan Camilo Restrepo, el Gobierno dijo que no es el momento de estigmatizar, como foco de contagio de Covid-19,  las centrales de abastos y expresó su voluntad de mediación entre la Alcaldía de Bogotá, los directivos de Corabastos y los comerciantes de alimentos.

En el debate, gerentes de las centrales de abasto expresaron su preocupación por los costos en que han incurrido con las medidas de bioseguridad, y advirtieron que esos gastos pueden encarecer los alimentos.