El Comité Nacional del Paro convocó este viernes a nuevas marchas contra el Gobierno del presidente Duque, a quien las centrales obreras y sindicatos cuestionan por supuestamente no dialogar ni negociar con los sectores sociales.

«Como este Gobierno ni dialoga ni negocia continuaremos las movilizaciones en todo el país en las próximas fechas: noviembre 19, paro nacional; actos conmemorativos, esencialmente de tipo cultural, el 21 de noviembre en plazas y sitios emblemáticos del país; noviembre 25, día de la no violencia contra la mujer», indicó el presidente de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), Diógenes Orjuela.

El dirigente gremial reiteró que las movilizaciones serán «pacíficas» y «con todos los cuidados de bioseguridad», como las que previamente ha convocado el comité conformado por sindicatos y organizaciones sociales.

Una de esas manifestaciones ocurrió el pasado miércoles, en una jornada de multitudinarias movilizaciones de ciudadanos que reclamaron cambios en las políticas del Gobierno, exigencias que fueron respaldadas por miles de indígenas que viajaron a Bogotá esperando reunirse con el mandatario.

En las principales calles de ciudades como Bogotá, Medellín, Cali, Barranquilla y Bucaramanga, manifestantes convocados por el Comité Nacional del Paro elevaron al Gobierno sus peticiones en defensa de los derechos laborales, la vida, la educación, la salud y la paz.

Publicidad

Los líderes del comité exigen al Gobierno una negociación inmediata del pliego de emergencia planteado en las movilizaciones de noviembre del año pasado, manifestaciones que conmemorarán el 21 del próximo mes.

«Continuamos en la lucha, la democracia está siendo atacada, la paz está siendo atacada, los derechos laborales están siendo negados. Estamos organizando una agenda de protesta porque el pueblo colombiano debe organizarse», manifestó el presidente de la Confederación de Trabajadores de Colombia (CTC), Miguel Morantes.

Las centrales obreras rechazan la política económica y social de Duque porque consideran que va en contra de los trabajadores y afecta la estabilidad laboral al permitir la contratación por horas.

Al mismo tiempo, aseguran que presuntamente desconoce derechos como subsidios para educación, alimentación y afiliaciones a entidades para recreación, entre otros.

«Es el tiempo de hacernos oír otra vez. Que nuestras voces condenen la indolencia estatal, el ejercicio de violencia y barbarie. Nos declaramos en reflexión permanente hasta consolidar una propuesta programática y de acción para el logro de una sociedad justa y en paz», aseguró la representante de las organizaciones de mujeres, Ligia Alzate.