Un duro enfrentamiento entre senadores de la oposición y del Centro Democrático se vivió este miércoles en la Comisión Segunda del Senado, por cuenta de los seguimientos ilegales realizados por el Ejército Nacional.

En la Comisión Segunda, que debatía la situación de orden público en el departamento del Cauca, el senador del Partido Verde, Antonio Sanguino, le pidió al ministro de Defensa, Carlos Holmes Trujillo, presente en del debate, el traslado de las carpetas mediante las cuales miembros de inteligencia del Ejército hicieron perfilamientos de periodistas y dirigentes de la oposición, incluido él.

Y el senador Iván Cepeda, del Polo Democrático, aseguró que lo grave de esos perfilamientos es que terminan con muertos, y recordó que su padre, Manuel Cepeda Vargas, fue espiado y asesinado luego.

“Que no se nos venga a decir que no hay interceptaciones ahora. Si fuera tan sencillo no habrían llamado a cuentas al general Nicacio Martínez, a cuyo ascenso nos opusimos en su momento. Nosotros sí queremos saber quién ordenó esos seguimientos y si hay miembros del Centro Democrático”.

Ante esta afirmación reaccionó, de inmediato, el senador del Centro Democrático Ernesto Macías.

“Delincuentes de cuello blanco y de toda pelambre vienen cuestionando permanentemente la integridad y honorabilidad de los miembros de mi partido y esas acusaciones ponen en riesgo nuestras vidas”.

Y el ministro de Defensa, Carlos Holmes Trujillo, dejó una constancia de repudio por esos seguimientos que ha hecho la inteligencia militar y dijo que de ellos también han sido objeto altos funcionarios del Gobierno Duque.

Publicidad

Sobre este nuevo escándalo revelado el fin de semana pasado por la Revista Semana, los senadores Sanguino, Cepeda y Roy Barreras enviaron oficio a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos en la que piden exhortar al Estado colombiano a que entregue el  material ilegal recogido por la inteligencia militar contra políticos y periodistas, para que se conozca la verdad de dichos acontecimientos.

Acá el oficio a la CIDH