Este es el panorama en el cerro de Polvorines luego que 60 familias de escasos recursos intentarán invadir para construir su vivienda.

[ngg_images source=»galleries» container_ids=»280″ display_type=»photocrati-nextgen_basic_thumbnails» override_thumbnail_settings=»0″ thumbnail_width=»240″ thumbnail_height=»160″ thumbnail_crop=»1″ images_per_page=»20″ number_of_columns=»0″ ajax_pagination=»0″ show_all_in_lightbox=»0″ use_imagebrowser_effect=»0″ show_slideshow_link=»1″ slideshow_link_text=»[Mostrar presentación de diapositivas]» template=»/srv/wordpress/wp-content/themes/canal-uno/nggallery/gallery-canaluno.php» order_by=»sortorder» order_direction=»ASC» returns=»included» maximum_entity_count=»500″]

Mónica Castro, una de las habitantes que invaden el predio contó que «todos decidimos que necesitamos una vivienda, con un colegio perfecto para nuestros hijos».

Otro habitante del sector, que se identificó como Cristian dijo que «necesitamos una vivienda, por ejemplo yo no tengo trabajo, tengo una hija, no tengo ni para sostenerme yo mismo».

En la zona hay un colegio que quieren convertirlo en refugio, hace dos años albergaba a más de 200 niños, era operado por la curia pero fue cerrado y ahora es un terreno apto para la delincuencia.

«Nos afectamos el 70% de las mamás que vivimos acá por qué teníamos la esperanza de que nuestros hijos se graduarán acá como personas de bien», dijo Sandra Carabali, otra habitante invasora.

Las autoridades por su parte, han dicho que no permitirán la invasión de ningún predio, menos cuando son terrenos protegidos ambientalmente.

El mayor Víctor Pulido, comandante del distrito tres de la Policía, sostuvo que están «retirando personal de una reserva forestal protegida. Hay 10 personas capturadas que van a quedar a disposición de las autoridades competentes».

Según la administración de Cali hay poco más de dos hectáreas destruidas y su reforestación tardaría hasta 10 años.