El almacén Baraya ubicado en la calle 106 con carrera 8 en el norte de Bogotá fue el proveedor directo de 43 chalecos antibalas vencidos y en mal estado para la Fundación de Libertad de Prensa.

Así lo comprueba una carta donde el director de la Flip denuncia que los elementos fueron comprados de buena fe por medio de dos facturas que resultaron estar relacionados con la posible comisión de delitos y actuaciones irregulares e ilegales.

Te puede interesar: Cayó en Argentina alias ‘Camilo’, ficha clave de ‘Iván Márquez’ y ‘El Paisa’

La situación puso en peligro la vida de al menos 20 periodistas extranjeros y otros 6 nacionales a quienes la Flip les brindó el préstamo de los chalecos en medio del paro nacional de este año sin saber que estaban en mal estado.

En este otro documento se afirma que los chalecos de la empresa Miguel Caballero, debían ser destruidos en el momento que se dio de baja por parte de la Policía de Bogotá al fondo de vigilancia y seguridad de Bogotá, entidad que tenía a cargo estos elementos.

Mira también: La OMS advierte que puede haber desabastecimiento de jeringas para vacunas

Por ahora se desconoce cómo llegaron los chalecos a la tienda del norte de Bogotá, el almacén dice estar preparando un comunicado para explicar la situación.