La sesión de paz del Senado, que se ocupó hoy del hacinamiento carcelario y del riesgo por contagio de coronavirus en el que están los reclusos, dejó en evidencia profundas diferencias entre el fiscal general, Francisco Barbosa, y la ministra de Justicia, Margarita Cabello.

Aunque de manera virtual, la sesión de hoy tuvo una alta concurrencia, más de 20 senadores e invitados internacionales, como el jefe en Colombia de la Oficina de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Alberto Brunori, y el director de Human Rights Watch, José Miguel Vivanco, además del contralor general, Felipe Córdoba, fueron testigos de las profundas diferencias que existen entre el fiscal Barbosa y la ministra Cabello, por el conocido borrador de decreto que va a expedir el Gobierno para sacar a miles de presos de las cárceles ante el riesgo de un alto contagio de covid-19.

“No es un excarcelamiento (…) es una medida de prisión domiciliaria transitoria para los condenados y de detención domiciliaria transitoria para los sindicados, para darles un alivio a los más vulnerables”, explicó la ministra de Justicia en la sesión virtual de la Comisión de Paz.

Minutos después de la alta exposición que hizo del borrador del decreto la ministra Cabello, el fiscal Barbosa expresó sus reparos por la falta de claridad del mismo y dijo que lo considera inconstitucional porque en una clara violación de la independencia de poderes, el Gobierno le atribuye a la Fiscalía acciones que no están contempladas entre sus competencias.

Y es que teniendo en cuenta que el hacinamiento en los 132 centros penitenciarios y cárceles que hay en el país supera el 50 %, el tema es definir quiénes, por qué y en qué condiciones saldrían de sus centros de reclusión para evitar ser contagiados con el coronavirus.