Coviandes continúa con las labores de remoción de tierra y piedras, en los tres puntos afectados por los derrumbes que se presentaron ante las fuertes lluvias, por lo que la vía continúa cerrada y aún no se tiene un tiempo estimado de apertura.  

La caída de material se presenta a la altura de los kilómetros 58,  58 + 100 y 64 + 200 de la vía, por lo que se mantiene el monitoreo permanente.

“Los trabajos de limpieza y remoción continuarán si las condiciones ambientales y de seguridad lo permiten”, confirma Coviandes en un comunicado.

Publicidad

Una vez las autoridades habiliten el paso vehicular, la Policía de Tránsito y Transporte será la encargada de coordinar la movilidad.