La violencia que se vive en el Catatumbo por los enfrentamientos entre grupos ilegales, agudizan con el pasar de las horas. El EPL mantiene incomunicados a cinco municipios en esa región.

El comercio cerró sus puertas y las empresas de transporte se niegan a despachar vehículos hacia esa zona.

Leonardo Moreno Bonilla, gerente de la empresa Cootranshacaritama, dijo que “hay temor por parte de los conductores y por parte de la comunidad de que puedan ubicar vehículos en la vía con explosivos y por eso están evitando sacar los carros a las vías”.

Las autoridades del departamento de Norte de Santander, ofrecen una recompensa a quien de información que permita capturar a los responsables de estos hechos.

Habitantes de San Pablo, le piden al Ejército retirarse del pueblo por temor a quedar en medio del fuego cruzado, y dos municipios de esa región se han convertido en pueblo fantasma.