Los cinco niños, cuyas edades oscilan entre los cuatro y los once años, jugaban en el patio de una vivienda del barrio El Carmen. Allí, la familia de los menores había puesto pequeños platos de arroz revuelto con raticida para matar a estos animales.

Como un juego de niños, los pequeños tomaron la mezcla y la consumieron.

«Los pequeños manifiestan que estaban jugando a las comiditas. Estaban jugando con agua, hojitas de árboles y dentro de su juego, uno de ellos encontró un plato con restos de arroz que pensó que estaba en buen estado y lo incorporó a su juego de las comiditas. Sirvieron un poquito de arroz para cada quien y lo ingirieron«, contó Eimy Liz Camargo, gerente del Hospital de Malambo

De urgencia, los menores fueron llevados al hospital local.

«Ellos llegan con dolor abdominal. Unos llegan con náuseas, otros llegan con vómitos, de manera individual se atiende cada caso», precisó Camargo.

Los menores fueron remitidos a centros asistenciales de Soledad y Sabanalarga.

Publicidad