La Dirección de Investigación Criminal e Interpol (Dijin) de la Policía Nacional, en conjunto con Migración Colombia y en coordinación con Fiscalía General de la Nación, logró la desarticulación de una organización delincuencial dedicada a la trata internacional de personas en la modalidad de explotación sexual.

En total, se realizaron tres diligencias de registro y allanamiento, en Pereira (Risaralda), San Juan de Urabá (Antioquia) y Villavicencio (Meta), donde se hicieron efectivas cinco órdenes de captura.

 

Conozca más: Hay más de 60 casos de trata de personas atendidos en Bogotá desde 2020

La investigación comenzó con la denuncia de una colombiana repatriada desde Guangzhou (China), a quien mediante engaños le ofrecieron empleo como dama de compañía en esta ciudad, con un salario aproximado de 3.000 dólares mensuales.

Sin embargo, todo cambió cuando arribó al país asiático, donde fue sometida al ejercicio de la prostitución.

Las labores investigativas establecieron que, una vez las mujeres llegaban al destino escogido por sus victimarios, eran entregadas a una ‘Manilla’, persona encargada de recibir los pagos por explotarlas sexualmente en sitios privados de lenocinio.

 

Lea también: ¿Cuarta ola?: El mundo se moviliza para contener la variante delta del coronavirus

 

Esa misma persona les informaba a las víctimas que habían adquirido una deuda de 20.000 dólares, por concepto de tiquetes aéreos, documentación y pasaporte, y que su obligación era pagarla a toda costa, so pena de represalias contra sus familias en Colombia.

Esta organización criminal reclutaba mujeres en situación de vulnerabilidad, especialmente en el departamento de Risaralda, a quienes les ofrecían empleos como damas de compañía para supuestos ciudadanos árabes, con un salario exorbitante en el continente asiático.

 

Podría leer: La variante lambda del COVID-19 es “más infecciosa” y podría neutralizar a las vacunas

 

Una vez las convencían, preparaban la documentación para el viaje, y ya estando en el exterior les notificaban la deuda que debían cancelar mediante labores de prostitución para las que debían estar disponible las 24 horas del día, pues en algunos casos atendían hasta 12 o 15 clientes en una jornada.

Durante la investigación en la que se aplicaron entrevistas judiciales, recursos técnicos, reconocimientos fotográficos y búsquedas selectivas en bases de datos, se logró establecer que uno de los indiciados conocido como ‘El Patrón’, al parecer pertenecería a la subestructura ‘Zuley Guerra’ del Grupo Armado Organizado – GAO ‘Clan del Golfo’, donde era conocido con el alias de ‘El Médico’.

 

Le puede interesar: MinSalud anuncia apertura de vacunación para personas de 25 a 29 años de edad

 

Esta persona era la presunta responsable de captar a las víctimas para trasladarlas a la ciudad de Bogotá y posteriormente llevarlas al aeropuerto con destino a China.

Dentro de los capturados hay otro colombiano, encargado de recibir a las víctimas en ese país y quien junto al cabecilla principal conocido como ‘Kiki’, ciudadano francés prófugo de la justicia, esclavizaba a las mujeres con la prostitución.

 

Lea además: Fiscalía denuncia tortura a civiles en campamentos de la primera línea en Bogotá

 

Los otros capturados eran los encargados de ubicar, disuadir y convencer a las víctimas, trasladarlas al país de destino y asegurar su custodia para que no escaparan de la red criminal.

De igual manera, se emitió una Notificación azul de Interpol contra una mujer, quien al parecer se encontraría en Ámsterdam (Países Bajos) y sería la pareja sentimental del cabecilla principal de la organización delincuencial, alias ‘Kiki’.

 

Mire más: Caterine Ibargüen, a la final del salto triple

 

Los detenidos fueron dejados a disposición de la Fiscalía General de la Nación y deberán responder por los delitos de trata de personas y concierto para delinquir agravado.

Durante el año 2021 se ha logrado la captura de 22 personas dedicadas a esta actividad ilegal; este año, 86 personas (el 91 por ciento de ellas mujeres) han sido víctimas de este delito, y más de 1.175 en los últimos cinco años.