En redes sociales empezó a difundirse la imagen de una aparente “niña fantasma” que iba colgada de un camión en una carretera de Tolima.

La imagen fue compartida en principio por el portal digital regional Laboyanos, y cuya autora, según citan, responde al nombre Camila Andrea Ruíz.

Sin embargo, la historia de la imagen la compartió un hombre llamado Raúl Andrés Herrera que, según la descripción de su cuenta de Twitter (@fundaescum), trabaja como gerente comercial de una fábrica de helados y paletas artesanales.

El protagonista comienza su relato afirmando que “nunca ha creído en fantasmas o espíritus” y que, tras fotografiar a la niña, expresó su indignación con el conductor de ese camión, e incluso lo tildó de “irresponsable”.

También puedes leer: Investigan extraña muerte de una pareja de turistas holandeses en Cartagena: ambos se habrían intoxicado

“Una noche en el departamento del Tolima en camino de ida para una vereda. Íbamos mi familia y amigos en el auto ,y de una trocha adjunta a la carretera salió este camión y notamos que una niña iba en la parte de atrás.Jamás pensamos que fuera un fantasma, antes nos enojamos y decidimos fotografiar ya que era inhumano que el señor del auto llevara a esa hora una niña era peligroso y eran las 11 de la noche”, comienza Herrera su narración.

El sujeto continúa su testimonio revelando que, tras pasar esa parte de la carretera en la que captaron a la niña, continuaron su trayecto hacia una parte luminosa del tramo vial cerca a una vereda: fue ahí cuando, afirma Herrera, “la niña desapareció” del rastro de él y su familia.

“Quedamos fríos y perplejos; le pitamos al señor y (en cuestión de) unos 4 minutos el paró y le contamos lo sucedido, el señor muy tranquilamente dijo que el no tenia una niña atrás, y que ya le habían dicho sobre esa niña. La gente de la vereda dice que ella se le sube a los medios de transporte que las personas de las motos sienten cuando alguien se les sienta en la parte de atrás de la moto. La verdad da tristeza, es una pequeña que aun no encuentra la paz., expone Herrera.