Un poco más de 16 horas tardó la cirugía de la pequeña Aleía, la hija de cinco meses del alcalde de Medellín, Daniel Quintero, quien según médicos del Hospital General debía ser sometida de manera rápida a un trasplante de hígado.

“La donante fue la mamá, Diana, porque la niña venía con un deterioro progresivo en su condición, por lo que tuvimos que acelerar el proceso de trasplante. Sabíamos que se iba a venir desde que la conocimos hace dos meses”, aseguró Sergio Hoyos, cirujano hepatobiliario

La enfermedad Hepática de Aleía, cuyo nombre significa milagro, habría aumentado recientemente, pese a la alta complejidad de la intervención, era necesaria realizársela.

“Desafortunadamente en los últimos días la niña empezó a presentar complicaciones, la pusimos en lista de donación, pero era difícil por lo que se planteó la opción de un donante vivo”, afirmó el cirujano.

A través de su cuenta de Twitter el alcalde informó que Aleia estaba en cuidados intensivos y su mamá Diana en cuidados especiales. El resultado de la cirugía tomará varios días mientras se regeneran los tejidos.