La percepción de corrupción en Colombia cayó de 37 a 36 puntos sobre 100 y bajó de la posición 96 a la 99, entre los 180 países analizados por Transparencia Internacional (TI).

En la región, Uruguay y Chile son percibidos como los países latinoamericanos menos corruptos, mientras que los que se perciben con mayor corrupción son Venezuela y Nicaragua.

En el informe sobre el Índice de Percepción de la Corrupción, que suspende el 67 % de los 183 países analizados, otorga 70 puntos a Uruguay (puesto 23) y 67 a Chile (puesto 27) sobre 100. Mientras que a Venezuela le otorga 18 y 25 a Nicaragua.

Vea el informe completo aquí

Entre medias de la región, se encuentra Costa Rica (56), Cuba (47), Argentina (40), Panamá (37), Brasil, El Salvador y Perú (35), Ecuador (34), República Dominicana (30), Bolivia, Honduras y Paraguay (29), México (28) y Guatemala (27).

La situación de la lucha contra la corrupción en América Latina es «preocupante», alertó la presidenta de TI, la argentina Delia Ferreira, quien denunció que hay una «clara tendencia» a «restringir el espacio de la sociedad civil» en una región en la que proliferan líderes autoritarios y populistas.

Publicidad

La fotografía regional comienza con el «gran problema» que supone Venezuela, un país en una «crisis humanitaria producida por la corrupción» y donde todas las instituciones han sido infiltradas por el estado, describió Ferreira.

El documento también incluye los nubarrones sobre Nicaragua, México y Guatemala, y el riesgo que supone que referentes regionales como Estados Unidos y Brasil encumbren a presidentes como Donald Trump y Jair Bolsonaro, así como los destellos de optimismo procedentes de Ecuador, El Salvador y Argentina.

La tabla mundial la lideran Dinamarca y Nueva Zelanda, con 88 y 87 enteros, y la cierran Somalia y Siria, con 10 y 13.

Sin embargo también se destaca Finlandia, Singapur, Suecia y Suiza, con 85 puntos cada uno, seguidos por Noruega (84), Holanda (82), Canadá y Luxemburgo (81), Alemania y Reino Unido (80).

El vagón de cola, junto a Somalia y Siria, está compuesto por países en guerra, estados fallidos y regímenes totalitarios: Sudán del Sur, con 13 puntos, Yemen y Corea del Norte (14), Sudán, Guinea Bissau, guinea Ecuatorial y Afganistán (16).

El informe destaca además, la fuerte caída que ha experimentado Estados Unidos, que pierde cuatro puntos con respecto al informe previo, hasta los 71, (y cae hasta el puesto 22), un descenso notable en una clasificación de gran estabilidad que ha llevado a TI a denominar a la primera economía mundial «país en observación».