Fiscales federales anunciaron que Uldarico Narváez Ansazoy llegó a EE.UU. extraditado por Colombia y enfrentará cargos por narcotráfico en Nueva York, donde su hermano Román está en espera de juicio desde 2019.

Uldarico Narváez fue acusado de participar en una conspiración internacional de tráfico de cocaína liderada por su hermano.

Román Narváez, de 45 años, fue acusado por el Gobierno de EE.UU. de liderar una empresa criminal continuada, mientras que el Gobierno colombiano autorizó la extradición de Uldarico en julio y fue enviado este miércoles a Nueva York para enfrentar la acusación en su contra.

En video: Robo a mano armada en bus de servicio público que cubría la ruta Medellín – Barbosa

De acuerdo con el Departamento de Justicia de EE.UU., Uldarico Narváez, de 41 años, y su hermano fueron presuntamente los fundadores y principales líderes de una organización responsable de producir mensualmente toneladas de cocaína en laboratorios en la región del Cauca.

Las autoridades estadounidenses alegan que la mayoría de esa droga fue destinada a este país.

Publicidad

Indican además en la acusación que, en su momento de apogeo, esa organización fue una de las que más cocaína producía en Colombia, la cual era llevada a puertos en el océano Pacífico a través de rutas en la selva protegidas por grupos armados ilegales pagados por Narváez.

Uno de esos grupos era la entonces guerrilla de las Farc, señala un federal.

«Narváez y su hermano operaron una empresa de tráfico de droga que importó cada mes múltiples toneladas de cocaína a EE.UU.«, aseguró el fiscal federal a cargo del distrito este de Nueva York, Seth DuCharme.

Lo más visto: Recién nacido, declarado muerto, «resucita» ante las oraciones de su madre

Sobre la extradición de Román:

Román Narváez Ansazoy, fue extraditado a EE.UU. en el 2019 luego de fracasar en su intento de ser incluido en la lista de guerrilleros de las Farc para ser beneficiado con la «garantía» de no ser extraditado, aprobada en 2016 en el marco del acuerdo de paz con el Gobierno.

Con ello buscaba que su caso llegara a la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP), tribunal que juzga los crímenes cometidos durante el conflicto armado.