Tras conocerse los resultados de las elecciones en Nicaragua en las que Daniel Ortega resultó como ganador con un 75% de los votos, el presidente Iván Duque aseguró que “no podemos reconocer estos resultados”.

“Lo que viene pasando en Nicaragua genera muchas inquietudes sobre la solidez de la democracia en ese país. Es claro que frente a los hechos que acontecieron, corresponde escuchar el dictamen de la Organización de Estados Americanos”, indicó el mandatario.

Lea también: Daniel Ortega gana las elecciones en Nicaragua con 75 % de los votos

“Nosotros hemos hecho varios cuestionamientos, los hemos hecho públicamente, sobre la situación que se viene presentando en Nicaragua, con los resultados que se han visto, con la forma en la que se ha procedido contra miembros de la oposición y frente a expediciones del sector privado y de la prensa”, añadió.

De igual manera, señaló que “es claro que frente a lo que aconteció es necesario escuchar el dictamen de la Sociedad de Estados Americanos, para que, en el contexto de la Carta Democrática Interamericana, sobre todo cuando en los próximos días tendremos la asamblea, ahí podamos tener un pronunciamiento claro e inequívoco de todos los países que conformamos dicha organización, los cuales somos defensores de la democracia”.

El exguerrillero sandinista, que el jueves cumple 76 años y está en el poder desde 2007, buscaba su quinto mandato presidencial de cinco años y cuarto consecutivo, entre cuestionamientos a su legitimidad por la detención de siete aspirantes presidenciales de la oposición que se perfilaban como sus principales contendientes y por la eliminación de tres partidos políticos.

Lea más: Antivacunas preparan ‘tutelatón’ contra el carné de vacunación en eventos masivos

De acuerdo con el primer informe del Consejo Supremo Electoral, leído en la madrugada de este lunes tras varias horas de retraso, Ortega logró el 74,99 % de los votos con casi el 50 % de las juntas receptoras de votos escrutadas, con lo que podrá permanecer en el cargo hasta enero de 2027 y cumplir 20 años seguidos en el poder, un caso inédito en la reciente historia de Nicaragua y Centroamérica.