La Fiscalía tomó acciones en la destrucción de los cuerpos de agua de la Ciénaga Grande por la que Colombia podría ser sancionada por la convención Ramsar de Naciones Unidas.

Dicha destrucción se le atribuye a manos criminales, las de cuatro empresarios, varios de ellos relacionados al clan paramilitar de los Castaño Gil.