Colombia presentó un plan para atender a los 1.400 militares y policías venezolanos que han desertado del Gobierno de Nicolás Maduro y se han resguardado en el país.

La Cancillería señaló en un boletín que firmó un memorando de entendimiento con «el Gobierno interino de la República Bolivariana de Venezuela», encabezado por el jefe del Parlamento, Juan Guaidó, en el que se determina un esquema de atención «con el fin de que ellos puedan desarrollar una vida como civiles».

El documento fue firmado por el canciller, Carlos Holmes Trujillo, y Humberto Calderón Berti, embajador en Colombia de Guaidó, quien es reconocido por más 54 países como presidente interino de Venezuela.

El acuerdo contempla medidas en educación, salud y trabajo, entre otros aspectos, «mientras las condiciones en su país natal les permiten volver a ejercer sus funciones en la fuerza pública».

Desde que el pasado 23 de febrero centenares de venezolanos intentaron ingresar a su país toneladas de ayuda humanitaria para paliar la crisis, 1.400 miembros de las fuerzas armadas han pedido protección a Colombia.