Colombia rechazó una ley creada por la Asamblea de Nicaragua donde se aprobó la creación de la Reserva de Biósfera del Caribe, área ya reconocida por la Unesco y en litigio en La Haya.

Según la Cancillería colombiana, «hoy presentó ante Nicaragua su enérgica protesta frente a la ley aprobada recientemente por la Asamblea Nacional de ese país«.

 

 

Asimismo, el Ministerio de Relaciones Exteriores resaltó que la ley de Nicaragua “no cumple con los requisitos y procedimientos internacionales para el reconocimiento de áreas y lugares de especial interés y protección ambiental”.

Publicidad

Es una decisión unilateral de Nicaragua que desconoce la existencia y logros en términos de protección ambiental de la Reserva de Biósfera Seaflower, declarada como tal desde el año 2000 por la Unesco”, manifestó la Cancillería mediante un comunicado.

Colombia rechazó que bajo el pretexto de una medida de protección ambiental y en contravía del derecho internacional, Nicaragua incluya y califique porciones del mar Caribe como si fueran parte de su territorio.

 

 

Para el Gobierno Nacional, la ley de la Reserva de Biósfera en el Caribe creada por Nicaragua es «un intento más» por «aparentar ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ)» que ese país cumple y respeta las normas sobre derechos humanos y medio ambiente.

Pese a que ya es de amplio conocimiento por la comunidad internacional que las autoridades nicaragüenses son infractoras sistemáticas en estas materias”, puntualizó la Cancillería colombiana.

 

El Gobierno Nacional reiteró que seguirá defendiendo ante instancias internacionales los intereses de la Nación, de los colombianos, en especial lo de la población Raizal del archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina.

Finalmente, su disposición de adelantar un diálogo con los Estados del Caribe para adoptar mejores estándares de protección y conservación de la Reserva de Biósfera Seaflower establecida por la Unesco.