Colombia recibió este miércoles los primeros siete helicópteros Black Hawk donados por Estados Unidos que serán destinados a la protección del medioambiente, para luchar contra la deforestación y la tala ilegal en zonas de reserva, y fortalecer la seguridad rural.

De esta forma la Policía de Colombia fortalece su flota de helicópteros a la espera de que lleguen las cinco naves que restan de la donación de 12 que prometió Estados Unidos.

Estos helicópteros, entregados a través del Programa de Aviación de la Sección de Asuntos Antinarcóticos y Aplicación de la Ley (INL, sigla en inglés) de EE.UU. cuentan con autonomía para dos horas y media de vuelo, con capacidad para 11 pasajeros y 22.000 libras de carga.

Le puede interesar: La U pide eliminar artículo de la Reforma Tributaria que propone impuestos a iglesias

La entrega tuvo lugar en San José del Guaviare, en el centro-sur del país, donde el presidente colombiano, Gustavo Petro, habló de la nueva estrategia del Gobierno, que “se trata de salvar la selva amazónica” e insistió en la importancia de la preservación del medioambiente y del agua. “Si no hay agua, no hay vida y no hay población”, agregó.

“Hay políticos que quieren destruir la selva amazónica bajo la ilusión tonta y estúpida de que al quemarla se forjan haciendas (…) pero entonces, al tener esa tierra que no es fértil, porque la selva se come a sí misma no es por la fertilidad del suelo, vamos construyendo un desierto que acaba con el agua de Colombia”, apostilló el presidente.

Jonathan Low, jefe del programa de Aviación de INL, aseguró que Estados Unidos “se complace” de entregar estos helicópteros destinados a “proteger la biodiversidad del país, del impacto causado por los delitos ambientales y las actividades como la deforestación, incendios y la tala ilegal”.