El Gobierno colombiano reclamó hoy por la presencia de la representante de la alta comisionada de Naciones Unidas (ONU) para los Derechos Humanos, Juliette de Rivero en la presentación de un informe sobre las protestas del 9 y 10 de septiembre del 2020 en Bogotá. El documento señala que durante esos días hubo una masacre policial en la capital del país.

Por lo anterior, la vicepresidenta y canciller, Marta Lucía Ramírez, en un mensaje que envió a la alta comisionada, aseguró que su presencia en el acto “parece un activismo ajeno a sus funciones y pone en riesgo la confianza entre las partes”.

Le puede interesar: Misteriosa enfermedad que ha matado a 89 personas en Sudán, alerta a la OMS

“Expresamos preocupación a la ONU, por acompañamiento que hizo a la presentación de informe anunciado ayer, elaborado por un consultor privado que está en campaña política a costa de descalificar a las instituciones”, afirmó Ramírez.