La oficina de Derechos Humanos de la ONU declaró, por medio de un informe, que las autoridades colombianas deben reformar ‘su forma de administrar la protesta social’ para evitar más asesinatos, heridos y violaciones a DD.HH.

Estas declaraciones surgieron a cuenta de los hechos de violencia reportados en el Paro Nacional, iniciados el pasado 28 de abril y que culminaron el 31 de julio de este año.

“La Oficina de Derechos Humanos de la ONU en Colombia recibió alegaciones de muertes de 63 personas en el contexto de las protestas. Hasta la fecha, la Oficina ha verificado 46 muertes, de las cuales 44 eran civiles y dos eran policías. De las muertes documentadas, el 76% de las víctimas murieron por heridas de bala” informó la oficina de la ONU.

También puedes leer: Ofrecen 100 millones de recompensa por responsables del atentado en Cúcuta

En el análisis que hizo la ONU en un documento de ‘Lecciones aprendidas para la reunión pacífica’, se afirma que el Estado colombiano ‘no logró mantener un entorno seguro para los manifestantes en numerosas ocasiones’.

“Todos los presuntos implicados en causar lesiones o muertes, incluyendo agentes del Estado, deben ser objeto de investigaciones prontas, efectivas, exhaustivas, independientes, imparciales y transparentes. El Estado debe garantizar también el derecho de las víctimas a una reparación integral” destacó la oficina de DD.HH de la ONU.