El Ministerio de Relaciones Exteriores anunció la firma del “Acuerdo entre la Oficina de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos y el Gobierno de Colombia Relativo a la Oficina en Colombia”.

El texto firmado reemplaza al acuerdo mediante el cual se estableció la Oficina en Colombia,  que había sido celebrado en 1996 y cuyo término expiraba este año.

El nuevo acuerdo es el producto de una negociación adelantada a lo largo de los últimos meses entre representantes de las dos partes y se basó en dos criterios fundamentales: renovar el compromiso de Colombia con la promoción y la defensa de los Derechos Humanos mediante una estrecha colaboración con la Oficina de la Alta Comisionada para los Derechos Humanos; y actualizar las disposiciones del Acuerdo de 1996, para que su contenido sea acorde con la realidad actual del país. 

Así las cosas, el nuevo acuerdo reconoce “que el Gobierno mantiene una política de cooperación y colaboración con los mecanismos internacionales de derechos humanos”.

También se definen los términos de funcionamiento de la Oficina de la Alta Comisionada en Colombia; se describe su mandato, de conformidad con las disposiciones contempladas en la Resolución 48/141 de la Asamblea General de las Naciones Unidas; se enuncian las funciones que ejecutará y se consagra un régimen integral sobre privilegios e inmunidades que el Gobierno otorgará a la Oficina, a su personal y a sus locales auxiliares.