Comienza su trámite la Reforma Tributaria, que gravará la canasta familia y la producción intelectual y acabará con las rentas fijas del Sena y el ICBF.