El presidente de la Comisión de la Verdad, el padre Francisco De Roux, mostró apoyo a la JEP, destacando que “asegura la justicia transicional para que no haya lugar a la impunidad”.

“Necesitamos una JEP robusta, rodeada de la confianza de las instituciones y de los ciudadanos, respetada en su autonomía. Y nuestro apoyo particular a Patricia Linares, presidenta de la JEP, quien ha sabido llevar los ataques institucionales y personales con grandeza ciudadana, serenidad, claridad jurídica y extraordinario coraje de mujer”, indicó.

Asimismo, invitó a mantener el apoyo decidido a la convivencia y la reconciliación, y a que la paz deje de ser terreno de polarizaciones y de odios.

Destacó que el proceso que Colombia ha emprendido está en marcha y es irreversible. “Este proceso paró miles de muertes, masacres y desplazamientos”, agregó.

De Roux resaltó que la verdad es el centro de este sistema y que por primera vez, de manera única entre todas las comisiones de la verdad en el mundo, esta es una institución del Estado autónoma apoyada por el Sistema de Verdad, Justicia, Reparación y No Repetición, y la Unidad de Búsqueda de Personas Dadas por Desaparecidas.

“Es la primera vez que el Estado mismo se compromete a trabajar en el esclarecimiento de la verdad de la tragedia nacional, más allá de intereses de poder o de dinero”, añadió.

Finalmente, sostuvo que Colombia se ha ganado un lugar de honor entre las naciones del mundo como ejemplo en la búsqueda de la paz. “No podemos perder este reconocimiento que nos enorgullece como colombianos”.

Publicidad

“A los excombatientes del partido de las Farc le pedimos que no pierdan esa confianza ante el debate político en que estamos. La paz no es un asunto de los partidos. La paz está ya en manos de los ciudadanos, sobre todo de los jóvenes y no va a detenerse. Nuestra mayor preocupación está en las víctimas de todos los rincones del país”, concluyó.