Tras reunirse con los facilitadores de la ONU y de la Iglesia, el Comité organizador del paro nacional le envió un mensaje al presidente Duque, en el que le piden rectificar el anuncio de emplear a la Fuerza Pública.

El presidente de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), Francisco Maltés afirmó que quienes participan en las protestas, “están reclamando la renta básica para sobrevivir. Están reclamando estudio, están reclamando el pago del salario a los trabajadores de las pequeñas empresas, 500 mil que se quebraron el año pasado. Y la respuesta del presidente Duque a nuestras pretensiones es plomo ventiao, así no se puede presidente, corrija”.

 

Le puede interesar: Gobernador del Cauca pide se le permita avanzar en los diálogos para un desbloqueo voluntario

 

Los organizadores del paro insisten en pedir garantías para negociar el pliego de emergencia. Así lo manifestó Diógenes Orjuela, integrante del Comité de paro al señalar que “tenemos la firme decisión de llegar a un acuerdo sobre las garantías. No nos vamos a dar por vencidos en la búsqueda de una solución negociada, pero la posición del Gobierno ha dificultado eso”.

Sobre las protestas convocadas para mañana, los organizadores del paro pronostican masiva participación 

Percy Oyola, presidente de la CGT manifestó que la “movilización pacífica será contundente contra la declaratoria de guerra”, que según las Centrales Obreras ha formulado el Gobierno contra la protesta social.

 

Vea también: Procuraduría avanza en 80 procesos disciplinarios durante jornadas de protestas

 

Desde la Conferencia Episcopal se hizo un llamado a fortalecer el diálogo.

Al respecto, el director de Pastoral Social de la Conferencia Episcopal, Monseñor Héctor Fabio Henao afirmó que “queremos hacer un llamado a toda la sociedad colombiana a rodear este proceso a acompañarlo a animarlo. Es muy importante que de todos los sectores de la sociedad colombiana busquemos la forma de hacer más fuerte este proceso”

El Comité de Paro anunció que abrirá la participación a sectores que se han sumado al paro, pero que no se sienten representados en los diálogos con el Gobierno.