Los expertos sugieren que si una persona no era activa antes del COVID-19, es buen momento para comenzar a practicar deporte una vez superada la enfermedad.

Es indispensable señalar que, ante la aparición de síntomas como tos, fiebre o dificultades respiratorias se debe detener el ejercicio y consultar con profesionales médicos.

Si el paciente era activo físicamente puede reiniciar sus ejercicios como caminatas de unos 30 minutos y otros de fuerza y resistencia.

Publicidad

Además, puede realizar ejercicios básicos con elementos que tenga en su casa.

Cabe resaltar que esto es solo para los casos leves de COVID-19.