El manejo de las salas de interceptaciones de la Fiscalía con las que se chuzaron las líneas telefónicas de empresarios y líderes sindicales, complica la situación de dos ex-altos funcionarios del ente acusador.

Se trata del exfiscal Fabio Martínez Lugo y Luis Carlos Gómez Góngora, quienes tendrán que responder nuevamente ante un juez, dado que la Fiscalía les formulará nuevos cargos por las irregularidades que rodearon las salas de escucha.

Aunque los dos exfiscales buscan que su caso no sea llevado por la justicia ordinaria, sino por la JEP, este noticiero tuvo acceso a un documento en el que la Procuraduría dice que este caso no tiene relación con el con el conflicto armado.

«No se puede deducir que fuera la existencia del conflicto armado la que haya influenciado al autor o participe de esta conducta», señala el documento.

La Procuraduría considera que este caso no debe ser estudiado por la JEP.

«Fueron sus conocimientos y estudios previos y particulares los que puso al servicio de esa empresa criminal», agrega.