La lluvia no fue impedimento para que Buenaventura se movilizara por la paz en su territorio y rechazara la presencia de actores armados.

Estamos demostrando que somos los bonaverenses, el mensaje es contundente para Colombia, para el mundo, de paz, de alegría, de convivencia y de fe. Aquí estamos con nuestro compromiso con la vida“, dijo el alcalde de Buenaventura, Víctor Vidal.

Son 14 puntos establecidos para formar una cadena humana a lo largo de 22 kilómetros, utilizan prendas de color blanco y unidos con pañuelos para evitar el contacto persona a persona.

Hago parte de la paz de Buenaventura, quiero que estemos en paz, que no hayan más fronteras”, aseguró Ani Banguera, habitante de Buenaventura.

Buenaventura necesita que cese la guerra, queremos paz para buenaventura“, afirmó Wilmar Carabalí, otro habitante de la ciudad.

Durante el emotivo encuentro el obispo del puerto, monseñor Rubén Darío Jaramillo, realizó una solemne eucaristía para pedir por el respeto a la vida de los bonaverenses.