El proyecto fue radicado por el representante del Centro Democrático, Edward Rodríguez y busca que para las alzas, se tome como base el aumento que mejor beneficie al usuario, ya sea por el incremento del IPC, del salario mínimo o el subsidio de transporte que se hace cada año.

“Permite que los alcaldes no sean populistas bajándole al TransMilenio, para que posteriormente todos los ciudadanos tengamos que pagar las consecuencias”, explicó Rodríguez.

Con esta ley, las diferentes administraciones no van a poder de manera indiscriminada seguir haciendo reajustes en las tarifas por encima del 20 % como se realizó en los últimos meses, en diferentes regiones del país.

“Todos los ciudadanos deben gozar de seguridad jurídica y no deben existir aumentos desbordados de tarifas de TransMilenio”, concluyó el representante a la Cámara.

La medida con la que se pretende frenar las alzas indiscriminadas cobija al transporte público y servicios integrados del país.