La Fundación Cardiovascular (FCV) desarrolla una sofisticada técnica para tratar a enfermos de COVID-19 en estado crítico, que permite oxigenar la sangre de los contagiados con una especie de pulmón mecánico.

Este tratamiento ha logrado salvar a decenas de pacientes a quienes los pulmones no les responden y se encuentran inflamados por efecto de la neumonía que produce el COVID-19.

Sin embargo, la alta demanda de este servicio por la pandemia ha copado la capacidad de atención, por lo que la Fundación Cardiovascular lanzó una campaña para recaudar fondos que permitan ampliar de 18 a 40 las Unidades de Cuidado Intensivo (UCI), equipadas con el llamado pulmón artificial.

Publicidad

Vea también: En firme la Zona Franca de Mosquera donde se alegaba favorecimiento a hijos de Uribe

La entidad explicó que esta terapia deja a los pulmones afectados en reposo mientras la máquina ECMO realiza de forma extracorpórea (por fuera del cuerpo) el proceso de oxigenación que necesita el cuerpo.

¿Cómo se logra?

La consola se conecta a la circulación de los pacientes a través de dos cánulas o ‘tuberías’. Una de ellas extrae la sangre para oxigenarla y retirar el dióxido de carbono, y la otra la devuelve tras el proceso.

“Esta manera de funcionar se parece mucho a lo que ocurre en la vida fetal. Cuando se está en el vientre, los pulmones no trabajan y esa labor se hace por fuera del cuerpo, en la placenta”, explica Leonardo Salazar Rojas, director del programa de ECMO y Corazón Artificial de la FCV.

Una de las grandes ventajas de esta tecnología, de acuerdo con Salazar, es que disminuye el estrés de los pulmones inflamados, favoreciendo su recuperación.

Le puede interesar: Por qué Chile se convirtió en el país que más rápido vacuna contra el COVID-19 en el planeta

Sin embargo, existe un gran desafío: la oferta de ECMO en el mundo no cubre la demanda que se ha generado con la pandemia.

“Desafortunadamente hoy en los hospitales del país no hay más de 55 consolas disponibles para la atención de pacientes y son pocos los grupos entrenados para el manejo de esta terapia”, indica Camilo Pizarro Gómez, coordinador de la UCI adultos de la FCV.

El año pasado, con el inicio de la pandemia, la FCV hizo un esfuerzo importante de adquisición de equipos para pasar de tener ocho cubículos en la UCI ECMO a contar con 18, que han permanecido con una ocupación del 100 % y han recibido a más de 100 pacientes.

Aunque la ampliación fue importante, por cada consola que se libera hoy hay cerca de 34 solicitudes nuevas.