Luego de participar en el plebiscito, el senador Álvaro Uribe atendió a la prensa en la Plaza de Bolívar en Bogotá para manifestar su desacuerdo con los acuerdos de paz entre el gobierno y las Farc.

En medio de la entrevista, el expresidente sacó de su bolsillo una fotocopia de la publicación de una noticia del primero de julio de 2003 en la cual, supuestamente, se señala a las Farc como autora del secuestro de un ganadero venezolano en Táchira.

En la publicación, que también fue difundida por Uribe en sus redes sociales, aparece el señor Jesús Orlando Guerrero con un collar bomba. El artefacto explosivo parece diseñado con tubos de PVC y tenía marcadas las letras AZ, las siglas de las Farc y el número 666. La televisión venezolana reportó hace trece años el hecho, pero no responsabilizó a la guerrilla colombiana de ese crimen. Se limitó a informar que desactivaron la bomba.

Las autoridades venezolanas recrearon en televisión cómo fue el operativo en medio de risas y escenas emotivas.

Publicidad

Un caso similar había ocurrido en Colombia. Un collar bomba mató a la señora Elvia Cortés, al inicio se acusó a las Farc, pero después, el Fiscal General, Alfonso Gómez Méndez, aseguró que la guerrilla no era la responsable. En junio del año 2000 la investigación concluyó que el atentado contra Elvia Cortés fue producto de una asociación entre esmeralderos y delincuencia común.