Mediante una carta, 35 víctimas y 10 organizaciones de Derechos Humanos radicaron una petición para que la JEP expulse al general (r) Mario Montoya.

Según el documento, Montoya Uribe falta a su contribución con la “verdad plena y asumir responsabilidades por conductas colectivas”.

El pasado 13 de febrero, Mario Montoya rindió versión voluntaria ante la JEP dentro del caso 003 relacionado con “muertes de civiles presentadas ilegítimamente como bajas en combate”.

En dicha diligencia, según la carta de las madres de Soacha, “Montoya les mintió a las víctimas y negó tener conocimiento sobre esta práctica, que ocasionó alrededor de 2.429 víctimas bajo su mando” cuando era comandante del Ejército.

En dicha oportunidad afirmó, que “el conocimiento de irregularidades en operaciones militares se obtuvo mucho tiempo después de ocurridos los hechos, momento en el cual se tomaron las medidas necesarias para que no se repitieran”.

Publicidad

Asimismo sostienen que: «desde 2006 existían informes de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas y organismos de control que alertaban sobre la práctica, al interior de las filas del Ejército, de asesinar jóvenes y presentarlos como muertos en combate, algo que el General Montoya sabía o debía saber«.