Esta fotografía (ver video) de mayo de 2015 en el Festival Vallenato en Valledupar en la casa del procurador delegado para las Fuerzas Militares Eduardo Campo Soto, tiene en problemas a Alejandro Ordóñez y a su esposa Beatriz aquí en pijama.

Ante el Consejo de Estado fue interpuesta una denuncia que advierte que el procurador absolvió a Campo Soto sin haberse declarado impedido pese a la amistad íntima que la foto evidencia, pues cerró a su favor la investigación que enfrentaba por haber usado un helicóptero oficial para pasear con su familia en época de vacaciones, como lo denunció en 2014 Noticias Uno.

De acuerdo con la queja, Ordóñez violó el código disciplinario en su artículo 84 que estipula las causales de impedimento y recusación para los servidores públicos que ejerza la acción disciplinaria: “5. Tener amistad íntima o enemistad grave con cualquiera de los sujetos procesales”.

Según el documento, la fotografía y otros elementos prueban la amistad íntima entre investigador e investigado.

Publicidad

“Lo más grave es que el procurador General no se hubiera declarado impedido y haya proferido decisión de archivo».

También se advierte que el archivo fue irregular pues no importó que el personero de Valledupar que pidió el helicóptero para una supuesta misión oficial a la Sierra Nevada, fuera el sobrino de Campo Soto quien además estaba de vacaciones.

Igualmente se acusa a Ordóñez de haber negado los derechos de los denunciantes de Campo Soto de ser notificados sobre el archivo de esta investigación.