Bucaramanga condenó a los exalcaldes de Barranquilla, Bernardo Hoyos Montoya y Guillermo Enrique Hoenisgberg Bornacelly a 7 y 9 años de prisión, respectivamente, por su responsabilidad en la contratación y pago irregular de las obras de remodelación y adecuación de un edificio donde se ubicaría la alcaldía de la ciudad.

Junto a los dos exmandatarios fueron condenados Alcibiades de Asís Bustillo Cervantes, interventor contractual; y Fernando Jorge Thorne Brown, arquitecto contratista a quien se le adjudicó la obra. En la decisión se absolvió al entonces secretario de Hacienda, Oswaldo Ernesto Saavedra Ballesteros.