Cuatro médicos de la Clínica Barú fueron condenados en Cartagena por la muerte de una paciente de 38 años de edad durante una cirugía ambulatoria en un dedo.

Los hechos se remontan al 15 de agosto de 2017, cuando Jalime Elena López Saleme fue citada en la clínica para una cirugía ambulatoria en el dedo meñique de la mano izquierda tras sufrir un accidente de tránsito.

Lea también: Refuerzan seguridad en Cali con más de 2.100 uniformados de la Fuerza Pública

“Se sobredimensionó la lesión que recibió en el accidente, se le hizo una intervención quirúrgica con anestesia general y produjo unas complicaciones desafortunadas con el desenlace que ustedes conocen, y eso, sumado a otras conductas negligentes e imprudentes”, sostuvo el abogado Juan Carlos Cabarcas.

Por el hecho, el Juzgado Quinto Penal del Circuito de Cartagena, condenó a cuatro médicos de dicha clínica por los delitos de homicidio culposo y falsedad en documento público.

Podría leer: José Gregorio Hernández, “el médico de los pobres” es beatificado

Publicidad

“Particularmente, al corte o laceración de la vena yugular que produjo un sangrado profundo masivo, en el quirófano no fue controlado adecuadamente por parte de los galenos que hoy han resultado con el fallo de condena”, precisó el abogado.

Cabe destacar que los médicos nunca consignaron en la historia clínica la verdadera razón por la que la mujer había muerto y manifestaron que se trataba de un paro cardio-respiratorio.

Los médicos pagarán la condena de cinco años en casa y una multa de treinta salarios mínimos mensuales vigentes, además durante el tiempo de la pena no podrán ejercer su profesión.