Las empresas Cementos Diamante de Ibagué S.A. y Cementos Diamante del Tolima S.A., hoy Cemex Colombia S.A., deberán pagar 19 mil millones de pesos por la contaminación que generaron en tierras dedicadas al cultivo de arroz, durante 38 años, entre 1960 y 1988.

La Corte encontró que las cementeras contaminaron los cultivos con carbonato de calcio y con “sustancias contaminantes que salieron de sus hornos de procesamiento y cayeron sobre los predios colindantes”, provocando que perdieran su capacidad productiva y que incurrieran en mayores costos.

Le puede interesar: Asesinan a tiros a ministro de Medio Ambiente de República Dominicana

La Sala Civil de la Corte determinó que las cementeras no “implementaron sistemas adecuados para controlar que sus chimeneas no expulsaran residuos sólidos que terminaron llegando a los cultivos”.

En la sentencia la Corte recordó que el que contamina debe pagar, principio del derecho ambiental. “El principio ‘el que contamina, paga’, tiene como objetivo promover medidas eficaces para evitar la afectación al medio ambiente, entendido como bien común, y muestra el compromiso estatal por evitar que el contaminador pueda salir indemne frente a los daños irrogados”, dice el fallo.