La Policía sorprendió el pasado 24 de abril en el barrio Playa Rica de Bello (Antioquia), a Santiago Guerra Álvarez de 31 años de edad, cuando violaba las medidas sanitarias decretadas por el Gobierno para evitar la propagación del COVID-19.

El ciudadano condenado quien se identificó como mototaxista, no enseñó ningún documento que sustentara que estaba dentro las excepciones para permanecer en vía pública.

Por esos hechos y luego de llegar a un preacuerdo con la Fiscalía General, el Juzgado Tercero Penal del Circuito de Bello lo sentenció a 2 años de cárcel, pero con el beneficio al condenado se le concedió la suspensión de la ejecución de la pena.

Esta es la primera sentencia que se produce en el Valle de Aburrá por violación a las medidas sanitarias, como delito autónomo.