El Juzgado Cuarto Penal del Circuito de Manizales condenó a Javier Ortiz Bueno a 12 años y 6 meses de prisión, por el delito de actos sexuales con menor de catorce años agravado.

Los hechos ocurrieron en una iglesia cristiana en el barrio Estambul de la capital caldense, entre marzo y octubre de 2017. 

Como pastor de la congregación, el hombre aprovechaba la cercanía con la familia de la víctima menor de 12 años de edad, para recogerla en su casa y llevarla a los ensayos del coro; sin embargo, cuando estaban a solas en la oficina de las instalaciones, le realizaba tocamientos indebidos.

El juzgado negó cualquier posibilidad de casa por cárcel, libertad condicional o suspensión de ejecución de la pena, decisión que apeló la defensa de Ortiz Bueno.